jueves, 28 de mayo de 2009

EL ETERNO JARDÍN DE LAS SONRISAS


Hoy me han contado que en la Ciudad de la Alegría brilla una sonrisa menos.

Y me atrevo a pensar que era la más hermosa de entre cuantas sonrisas existen. ¿Qué sonrisa no es hermosa en Daya Dan? Pero la suya era especial, hermosa y sincera. Sonreía a las sisters, sonreía a las "massis" y, sobre todo, sonreía a los voluntarios, que cada día nos llevábamos esa sonrisa en el corazón, indeleble.

Te conocí en julio de 2007. Un día de agosto del pasado año te dije, con mi deficiente inglés, "volveré el próximo verano a verte". Y no pensé que fueses a ser tú quien faltara a la cita. Sin duda, cuando vuelva a esa casa, faltará una sonrisa. Quizá la más hermosa. La buscaré en el rostro de Mongol, tu hermano, que ya no tendrá el mismo brillo en sus ojos por faltarle su "otra mitad". Te buscaré en tu sitio, entre la enfermería y la puerta de las escaleras, pero no estarás. Faltará tu sonrisa, la más hermosa. Por eso, quizá, Dios te llevó consigo. Ahora su jardín es un verdadero "Paraíso", ahora tiene junto a sí a la más hermosa de todas las sonrisas. En tu caja de los tesoros guardabas una estampa de la Virgen Santísima del Rocío, que yo mismo te regalé. Ahora que la ves cara a cara dile que vele por los que nos quedamos aquí abajo, en espera de reunirnos con vosotras en el eterno jardín de las sonrisas.

Gracias Mega, por cambiar mi corazón.

No hay comentarios: