miércoles, 22 de octubre de 2008

ALEXIA GONZÁLEZ-BARROS, LA VERDADERA HISTORIA DE "CAMINO".


Mucho se ha hablado de esta niña últimamente a raíz de la polémica película de Javier Fesser, "Camino", en la que el director toma ciertos trazos de su vida para crear una película que él llama "de ficción", y que a simple vista no es más que un intento burdo de atacar al Opus Dei. No obstante, creo que puede ser una buena ocasión para dar a conocer el verdadero rostro de esta niña que murió con apenas 14 años y cuyas virtudes heróicas de santidad la hicieron ejemplo para todos los cristianos, especialmente en el modo de amar y abrazarse a la cruz de Cristo: Alexia González-Barros.


Alexia González-Barros y González nace en Madrid, el dia 7 de marzo de 1971, en el seno de una familia cristiana, siendo la menor de siete hermanos, dos de los cuales la habían precedido en su marcha al Cielo.


Cursa sus estudios, desde los cuatro años hasta el momento de su enfermedad, en el colegio Jesús Maestro, de la compañía de Santa Teresa de Jesús, santa a la que profesaba una gran devoción.


Hace su Primera Comunión en Roma el día 8 de mayo de 1979 en la Cripta de la Iglesia Prelaticia de Santa María de la Paz, donde reposaban entonces los restos mortales del Fundador del Opus Dei, de quien era muy devota y cuyas enseñanzas fueron la base y el firme soporte de su formación espiritual. Puede decirse que Alexia fue un ejemplo de lo que monseñor Escrivá de Balaguer predicó toda su vida : la llamada universal a la santidad. En la audiencia papal del 9 de mayo de 1979, Alexia se acerca a su Santidad Juan Pablo II y recibe del Santo Padre la señal de la cruz y un beso en la frente.


Hasta el momento de su enfermedad, su vida es como la de cualquier otra chica de su edad: el colegio, sus amigas, sus aficiones (cine, deporte, lectura, música), su vida familiar. Quienes la conocieron ponen de relieve su buen carácter, su alegría, la importancia que daba a la amistad y su profunda fe. También hablan del cariño que sentía por sus padres y hermanos y de cuánto agradecía la formación que había recibido de ellos.

Destaca en Alexia la devoción a su ángel de la guarda, al que trató siempre con una gran confianza, hasta el punto de ponerle nombre, porque no quería "llamarle Custodio como todo el mundo". Decide llamarle Hugo, porque, según afirmaba, "es un nombre perfecto para un custodio". A partir de entonces, se sabe que lo invoca con frecuencia, y durante su enfermedad comenta a los que la rodean lo mucho que Hugo la acompaña y ayuda.


Desde muy pequeña -y por propia iniciativa- cada vez que hacía una genuflexión ante el sagrario, decía: "Jesús, que yo haga siempre lo que Tú quieras". Este deseo sincero le permite afrontar con espíritu cristiano la dura enfermedad que irrumpe en su vida. El día 4 de febrero de 1985, cuando aún no había cumplido 14 años, se le declara un tumor canceroso en las cervicales que, en poco tiempo, la deja paralítica. Sufre una ininterrumpida cadena de dolorosos tratamientos que hacen de los diez meses de su enfermedad un duro calvario.


Desde el primer momento aceptó plenamente su enfermedad ofreciendo su sufrimiento, sus limitaciones físicas, por la Iglesia, por el Papa y por los demás, consciente de tener entre sus manos un tesoro que administró con total generosidad hasta la propia renuncia : Jesús, yo quiero ponerme buena, quiero curarme, pero si Tú no quieres, yo quiero lo que Tú quieras. Su fortaleza, paz y alegría fueron constantes a lo largo de su enfermedad, como compendio de su fe, esperanza y amor, virtudes vividas ejemplarmente hasta el final de su vida, con dos últimas palabras dichas una y otra vez : más y . Más, para que le siguieran hablando de Dios y , para asentir a lo que había sido su frase repetida constantemente desde muy niña : Jesús, que yo haga siempre lo que Tú quieras.


Durante diez meses, sufre cuatro operaciones, una de ellas de diecisiete horas, soporta molestos aparatos ortopédicos, agotadoras sesiones de rehabilitación, tratamientos de radioterapia y quimioterapia, un importante dolor físico y la permanente inmovilidad. A pesar de todo esto, Alexia no pierde la paz y la alegría, y así ofrece su alma al Señor, "muy feliz, de verdad, de verdad, muy feliz", en la Clínica Universitaria de Navarra el 5 de diciembre de 1985.


La Causa de su Beatificación fue clausurada solemnemente en Madrid el 1 de junio de 1994, y fue abierto el proceso en Roma el 30 de junio del mismo año. El Decreto de validez fue otorgado por la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos el 11 de noviembre de 1994.
MÁS INFORMACIÓN EN: http://www.alexiagb.org/

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Sobre la película Camino, basada en la vida de Alexia, cito los comunicados de la famila de Alexia González Barros, cuyos 4 hermanos aún viven. Me parece que son elocuentes:

* Fesser en "Camino" se sirve de Alexia González Barros: primer comunicado
* "Camino" de Javier Fesser carece de la autorización de la familia de Alexia González Barros: segundo comunicado
* Grave e injusto error demencial: carta abierta de uno de los hermanos de Alexia a Javier Fesser
* Camino de Fesser y Alexia: película y realidad, por Ninfa Watt ex alumna del colegio en el que estudiaron las hermanas González-Barros y amiga de la familia
* "Le ruego que deje de maltratarnos": carta abierta de José Damián, hermano de Alexia González-Barros, a Javier Fesser, director de la película "Camino" (19.oct.08)

Más información en la web oficial de Alexia González Barros http://www.alexiagb.org

Estos textos se pueden leer también en: http://www.opusdeialdia.org/

Salva dijo...

Gracias, amigo/a por tu apunte. A mí también me parecen de lo más elocuente, para conocer la verdadera historia de Alexia. Y gracias por visitarnos.

Un fuerte abrazo en Cristo.

Stepario dijo...

Muy currado el blog, enhorabuena.

Arturo Aldaz dijo...

Hay que ver como se lo está currando Fesser para promocionar publicitariamente su peli. Está el hombre que no para, armando broncas con la familia de la niña, a la que maltrata en la película con verdadera mala leche.

Este fin de semana -qué casualidad, hombre, precisamente este fin de semana, tan decisivo económicamente para su película- escribe una carta al opus, en plan mártir, metiéndose todavía más con los hermanos, en busca de lo que quiere: más publicidad.

Yo he visto la película, y me pregunto: ¿no podían dejar que los espectadores sacásemos nuestras propias conclusiones, sin tanta publicidad encubierta y sin tanta polémica inducida?

Mi conclusión tiene que ver mucho con esta cita de Unamuno: "Cuanto menos se lee, hace más daño lo que se lee. Cuantas menos ideas tenga uno y más pobres sean, más esclavo será de esas pobres y pocas ideas".

Es decir: si te documentas a fondo de todo lo que habla Fesser en su peli, vas descubriendo sus trampas ideológicas.

Pero, claro, para eso se necesita desprejuiciarse primero, tener espíritu crítico después y no creerse ciegamente, por último, todo lo que te cuentan en una película, por el simple hecho de que esté dicho en una película.

Pero yo no quería hablar de eso, sino de lo que me torra ver a un director de cine esforzándose denodadamente, semana tras semana, para que se hable de su película con cualquier excusa.

Ahora, el que quiera entrar a esos trapos, y creerse todo lo que cuenta a pies juntillas, allá él.

leonor dijo...

Mi comentario no es acerca de la película, pues no la he visto, pero sí es contra la campaña de desprecio y ofensas que se cometen actualmente contra el Opus Dei. No es que yo posea un amplio conocimiento de este movimiento de la Iglesia, pero sí encuentro muy reconfortante el hecho de que su fundador anime a todos a santificarnos en el trabajo. A esforzarnos a ser santos desde nuestro lugar en el mundo, con sencillez y trabajo honrado y ofrecido. A mí, personalmente, me ayuda saber que desde mi trabajo diario, aunque no me guste y a veces me cueste, puedo hacer la Voluntad del Señor.

Por eso me da coraje, que desde el mundo de la progresía se machaque a la Obra. Libros como el Código da Vinci y sobre todo el desconocimiento de la gente, que deja manipular sus cerebros, no hacen sino llevar nuestras mentes hacia dónde a ellos le interesa (consumismo, adormecimiento, pérdida total de valores...)

Salva dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Ni que decir tiene que me uno a vuestras opiniones al respecto. No obstante, creo que, como señala el sabio refranero español, "no hay mal que por bien no venga", y estoy seguro de que toda esta campaña no hará sino dar a conocer aún más la figura de Alexia y, a través de ella, acercará aún más a la gente a Dios y a su Iglesia.

"Ladran, luego cabalgamos"

Anónimo dijo...

esta historia esta muy bonita ya que es basada en una historia real
yo al igual que esta chica me llamo alexia y tengo 14 años gracias a alexia gonzales ahora creo mucho mas en DIOS

Salva dijo...

Paz y Bien.

Querida Alexia,

de entre todos los comentarios que se van añadiendo a este Blog, el tuyo, aún siendo el más breve, es el más bonito. ¡Para eso están los santos! ¡Por eso la Madre Iglesia los propone como modelos y compañeros! ¡Para creer más en Dios, que es lo que tú has experimentado gracias a la intercesión de Alexia! Tienes una gran amiga en el cielo que se llama como tú, no dudes en pedirle que te ayude en todo en esta vida para poder un día encontraros las dos en el Cielo. Pídele, sobre todo, que te alcance la gracia de amar cada día más a Dios y a su Santa Madre, que también es nuestra Madre, la santísima Virgen María, que tanto te quiere también.

Cuenta con mis oraciones.

Unidos en la oración, recibe un fraternal saludo en Cristo Jesús.