jueves, 5 de junio de 2008

VEN, SÉ MI LUZ




El postulador de la causa de canonización de la
Madre Teresa de Calcuta
presentará su libro el jueves 12 de junio en el Adoremus.

El postulador de la causa de canonización de la Madre Teresa de Calcuta, el Padre Brian Kolodiejchuk, M.C., presidirá el próximo jueves 12 de junio a las 20:30 el Adoremus. A continuación celebrará la Eucaristía y nos ofrecerá un semblante, de primera mano, de la fundadora de las Misioneras de la Caridad. Merece la pena hacer todo lo posible por ir a escucharle. No dejéis escapar esta oportunidad que os brinda el Señor de conocer mejor a la que, sin duda, es la santa más grande del siglo XX, junto a Juan Pablo II, y una de las más importantes de la historia de la Iglesia.

VEN, SÉ MI LUZ. LAS CARTAS PRIVADAS DE "LA SANTA DE CALCUTA"

Publicado para coincidir con el décimo aniversario de su muerte, este libro es el retrato más intimo que nunca se haya publicado de la Madre Teresa de Calcuta, cuya vida y trabajo siguen siendo admirados por millones de personas. Reconocida con el premio Nobel de la Paz en 1979, creemos saber ya mucho sobre la Madre Teresa, pero realmente conocemos muy poco sobre su espiritualidad o sus luchas internas. Se recogen aquí las cartas que escribió a sus más intimos confidentes durante 60 años, donde veremos que también ella tenía dudas sobre la existencia de Dios, la religión y su propio cometido en la vida.

El libro 'Madre Teresa: Ven sé mi luz' en el que se recoge el místico y hasta ahora desconocido itinerario interior de la beata Madre Teresa de Calcuta saldrá hoy a la venta, sacando a la luz la larga y profunda etapa de "oscuridad" que atravesó la monja albanesa.

La obra recoge la correspondencia que mantuvo la religiosa con sus directores espirituales y superiores a lo largo de sesenta años y en la que les refería los detalles sobre su dolorosa y profunda experiencia interior, en la que llegó a sentirse rechazada y abandonada por Dios. El volumen ha sido compilado por el Padre Brian Kolodiejchuk, que es el postulador de la Causa de Canonización de Beata Teresa de Calcuta y director del Centro Madre Teresa.

Según revelan estas cartas, la Madre Teresa de Calcuta, que entregó su vida a los enfermos y moribundos de la India y fundó la comunidad religiosa de las Hermanas Misioneras de la Caridad, vivió durante largos años una constante "oscuridad ", invadida por el sentimiento de no ser "amada, querida, apreciada" y que ella misma definía como la "pobreza más grande" que se puede experimentar en el mundo.

El libro presenta la 'oscuridad' que atravesó la Madre Teresa en el contexto místico católico ya manifestado a lo largo de los siglos por San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Ávila, San Paúl de la Cruz y Santa Juana Chantal, entre otros. Con todo, el libro pretende convertirse en "una fuente de consuelo y esperanza, especialmente a quienes estén sufriendo oscuridad en sus vidas", según detallaba el comunicado del Centro Madre Teresa, cuyo propósito es promover la devoción a la beata Teresa de Calcuta y dar a conocer su vida, obra, espiritualidad y mensaje a través de la preparación y publicación de sus escritos.


LO QUE HA DICHO SISTER NIRMALA (LA SUCESORA DE MADRE TERESA COMO SUPERIORA DE LAS MISIONERAS DE LA CARIDAD) DEL LIBRO DEL P. BRIAN KOLODIEJCHUK

La mayoría de vosotros habréis oído hablar de ese libro y algunos ya habréis leído el nuevo libro sobre Madre Teresa titulado “Ven, sé Mi Luz”, escrito por nuestro P. Brian Kolodiejchuk, MC. Él es uno de nuestros Padres MC. y también el postulador de la cauda de Beatificación y Canonización de Madre

Ese libro es una revelación fascinante sobre la relación de Madre Teresa con Dios, quien hirió su corazón con la flecha de su Amor y dejo en ella la sed de Su presencia.

Ella Le buscó, Le gritó, pero Él no contestó. Su propio llanto resonó dentro de ella y la dejó en una profunda oscuridad.

Per, ella no se desanimó. Ella Le decía: “Si mi separación de Ti atrae a otros a Ti y con su amor y compañía encuentras alegría y gozo, pues vale Jesús, estoy dispuesta con todo mi corazón a sufrir todo lo que sufro, no solo ahora, sino por toda la eternidad –si eso fuese posible-. Quiero saciar tu Sed con cada pequeña gota de sangre que encuentres en mí… Con el corazón y el alma trabajaré con las Hermanas. Ellas son tuyas. Cada una y todas son tuyas”.

Y ella continuó alabando Su Presencia Escondida en la Eucaristía con todo su corazón y alma, limpiando Sus lágrimas en su Rostro escondido en los pobres más pobres, amándole y sirviéndole en ellos, compartiendo con una sonrisa el dolor de Su abandono en la Cruz, como también en Sus pobres más pobres, continuó llevando la ‘luz y el amor’ de Dios a todos los rincones de la tierra, llevando todo el Corazón de Dios y atrayendo a millones de personas de todas las naciones, culturas y religiones, no creyentes, hombres, mujeres, niños, jóvenes y ancianos, a la unión con el Amor de Dios, saciando la Sed de Dios por medio de humildes trabajos de amor por los pobres más pobres.

Que el ardiente amor de la Madre a Dios -dispuesta a sacrificarse totalmente para Su deleite, dándole total libertad para hacer con ella lo que Él quisiera, haciendo todo lo que ella podía hacer para que los demás Le quisieran como ella misma quería amarle, dispuesta a permanecer en la oscuridad por toda la eternidad esperando Su regreso- encienda en nuestros corazones el fuego del ‘devorador’ Amor de Dios, para que nosotros también estemos dispuestos a sacrificarnos por Él totalmente, para saciar alegremente Su Sed por nosotros y por cada persona humana, especialmente por los últimos y los perdidos entre los hijos de Dios.

Que esta revelación de la vida interior de Madre revolucione nuestras vidas y cree en nosotros una profunda hambre y sed de Dios, así como un gusto real por una vida de santidad.

Aquellos de nosotros que estamos en oscuridad de cualquier clase podemos lograr el coraje necesario pues tenemos una demanda superior de Madre y su ayuda para con nosotros, porque ella dijo “Si alguna vez soy santa, seré una santa de oscuridad. Estaré constantemente ausente de Cielo, encendiendo la luz de aquellos que están en la oscuridad en la tierra”.

Que Madre continúe siendo Su luz para nosotros, mediante ese libro, en nuestro viaje hacia Dios y también hacia nuestro crecimiento de profunda intimidad con Él.

Nos admiramos del silencio de Madre, guardando el secreto de Dios con toda su fuerza, con tanta sencillez y alegría, para que así la gloria sea dada solo de Dios, por todo lo que Él ha hecho a través de ella y en ella, que fue sólo ‘un pequeño lápiz en sus Manos’.

Nosotros -sus hijos, Colaboradores y los pequeños de Dios- somos los mayores beneficiarios de todo lo que el Señor ha hecho en, para, con y a través de Madre, ella es hoy un conducto muy poderoso de la gracia y dones de Dios para nosotros desde el Cielo y continuará siéndolo hasta el final de los tiempos.

No desperdiciemos esas gracias, porque son el fruto de mucho sufrimiento soportado por amor hacia nosotros, para que así también nosotros podamos llevar la Alegría del Corazón de Dios y la Luz de su Amor a los demás, especialmente a aquellos que están en la oscuridad y en el dolor.

No hay comentarios: