lunes, 28 de abril de 2008

DIOS, HABLA CONMIGO...

Un hombre susurró:


-Dios, habla conmigo...


Y un ruiseñor comenzó a cantar.


Pero el hombre no oyó.




Entonces el hombre repitió:


-Dios, habla conmigo...


Y el eco de un trueno se oyó.


Más el hombre fue incapaz de oír.




El hombre miró alrededor y dijo:


-Dios, déjame verte...


Y una estrella brilló en el cielo.


Pero el hombre no la vio.




El hombre comenzó a gritar:


-Dios, muéstrame un milagro...


Y un niño nació,


mas el hombre no sintió el latir de la vida.




Entonces el hombre comenzó a llorar y a desesperarse:


-Dios, tócame y déjame saber que estás aquí conmigo...


Y una mariposa se posó


suavemente en su hombro.




El hombre espantó la mariposa con la mano y, desilusionado, continuó su camino,


triste, solo y con miedo.

1 comentario:

leonor dijo...

Cuanta razón hay en el texto. Dios se nos manifiesta muchísimas vexes a lo largo de nuestra vida pero si no estamos pendientes de ver las cosas con ojos de fe,todas ellas se nos pasarán desapercibidas. Yo, gracias a Dios he notado la intervención de Dios en muchos acontecimientos de mi vida, y en otros no, lo que no significa que Dios no actuase, sino que yo tenía los ojos, la mente y el corazón en otra cosa... En fin, miremos los sucesos que ocurren a nuestro alrededor, en nuestra vida diaria con ojos de Fe y así veremos la poderosa mano de Dios en nuestras vidas, llevándonos por su camihno de Buen Pastor.